"Aquí es donde toda la magia pasa, aquí preparamos la comida tanto de la comunidad como de los programas de campamento que tenemos aquí".

Durante casi una década, Yeannie Ortega ha dedicado su vida a alimentar a los niños de las escuelas públicas de la ciudad. 

“A veces las personas no saben el trabajo y el esfuerzo que hay y la dinámica en una cocina de 'school food' es increíble", dijo Yeannie. "Pero no es tan supuestos a saberlo, solamente yo y ofrecérselo a la comunidad, a la comunidad y a los niños que están aquí en el edificio".

Desde preparar desayunos temprano por la mañana hasta almuerzos y meriendas nutritivas, la labor de Yeannie y la de su equipo son cruciales para cientos de estudiantes, sobre todo durante las vacaciones de verano. 

“Bueno, diariamente servimos entre 900 y 1000 diferentes tipos de 'lunches', entre lo que servimos caliente y frio".

-Entonces, ¿quiere decir una de estas bolsitas, ya sea con el 'snack' o una comida caliente, un sándwich, que puede llegar al hogar de algún neoyorquino o niño que esté pasando alguna necesidad en estos momentos?

 

 

 

“Indirectamente, cada niño que se para en la línea a comer con nosotros, ya sea frío o caliente, tiene su comida del día resuelta", agregó Yeannie. "Sabiendo lo difícil que está la situación difícil afuera, sabiendo que hay padres de familia al igual que yo, se nos hace difícil llevar algo normal como es la comida para nuestros hijos, y la satisfacción de yo saber que yo puedo ayudar a todos los niños que vienen a comer, me hace sentir muy, muy feliz".

Con el programa de "Comidas de Verano", más de 100 lugares en toda la ciudad ofrecen desayunos y almuerzos gratuitos, asegurando de no solo llenar estómagos, sino también apoyar el bienestar integral de los niños durante los meses de descanso escolar.

 

 

 

“Nosotros estamos aquí para ayudar. 'Usted tiene hambre, venga, de lunes a viernes, desayuno, lonche. No la vamos a hacer ningún tipo de pregunta' y la comunidad es muy importante para nosotros y la manera de demostrarlo es esta, sirviéndoles".

Para Ortega, esta tarea va más allá de la cocina, es una forma de cuidar y nutrir a los niños como si fueran sus propios hijos.

“Para mí una de las cosas más importantes es que los niños almuercen, desayunen, porque muchas veces solamente ven esta comida".

Hasta el 30 de agosto, los menores de 18 años pueden disfrutar de estas comidas gratuitas en bibliotecas, parques y otros sitios comunitarios.

Para más detalles sobre horarios, menú y ubicaciones exactas, visita el sitio web schools.nyc.gov/SummerMeals.

____

Te invitamos a que nos visites en el nuevo canal de NY1 Noticias en WhatsApp. Ahí encontrarás las noticias más relevantes sobre lo que sucede en Nueva York, lo mismo que otras coberturas sobre el resto del país, Latinoamérica y el mundo. Haz clic en este link para acceder al canal. De antemano te agradecemos si te conviertes en uno de nuestros seguidores y expresas con un emoji tu reacción ante lo que publicamos.